Metodología Lean: qué es y cómo usarla para conseguir clientes

Metodología Lean: qué es y cómo usarla para conseguir clientes

Aprende a aplicarla al marketing y la comunicación, y cómo promocionar tu empresa de forma asequible y eficaz en sólo 7 pasos.

 

¿Tienes una empresa y todavía no sabes qué es la metodología lean y cómo puede ayudarte a conseguir clientes y promocionar tu negocio? Te invito a dedicar unos minutos para descubrir en qué consiste y cómo puedes utilizarla para dar a conocer tu empresa, tus productos o servicios y conseguir clientes de forma asequible, realista y medible. ¿Suena bien? Pues sigue leyendo.

 

1. Empecemos por el principio. ¿Qué es la metodología lean?

El principal objetivo de la metodología lean es reducir el riesgo y aumentar la eficiencia. Para ello, esta metodología propone eliminar todo aquello que no aporte valor, aplicando un sistema que permite averiguar en poco tiempo, y con una inversión mínima, qué es lo que realmente funciona para una empresa y cómo satisfacer a sus clientes.

¿Cómo se aplica la metodología lean?

La metodología lean basa su modelo en la realización de pequeños experimentos y en el uso de lo que se conoce como “mínimo producto viable” (la versión más básica y sencilla de un producto o servicio).

La finalidad de esos experimentos es conseguir información real, datos concretos, que nos permitan saber si vamos por el buen camino. Es decir, para descubrir con la menor inversión posible si el producto o servicio que queremos vender está bien diseñado, si hay que realizar alguna mejora y, de ser así, qué mejora realizar. Suena interesante, ¿no?

Pues resulta que, hasta ahora, esta metodología se utilizaba principalmente para simplificar los procesos de gestión y producción de las empresas, y para el desarrollo de productos o servicios. Sin embargo, algunos expertos en marketing y comunicación pronto nos dimos cuenta de su potencial aplicada a nuestro sector, por lo que empezamos a utilizarla para realizar campañas de promoción y comercialización. ¿Y qué conseguimos con eso? Mejores resultados, con una menor inversión y en menos tiempo. O dicho de otro modo; más y mejor, por menos.

2. ¿Qué es lo que la metodología lean puede hacer por ti y por tu empresa? 

El objetivo final de todo empresario, y supongo que el tuyo también, es vender. ¿Estoy en lo cierto? Para conseguirlo, las empresas utilizan diferentes técnicas de marketing y de comunicación para dar visibilidad a su marca y diferenciarse de la competencia.  Pero, ¿todas las técnicas y estrategias de marketing y comunicación son iguales? ¿Cuestan lo mismo? ¿Su efectividad es la misma? ¿Consiguen resultados similares? Como te puedes imaginar, la respuesta es un rotundo NO.

Diferencias entre metodología tradicional y metodología lean.

El modelo tradicional, el que a día de hoy prácticamente todas las agencias de marketing y comunicación están aplicando y ofreciendo a sus clientes, está basado en una mecánica poco eficiente. ¿Consigue resultados? Sí, pero a largo plazo. Además, al requerir tanto tiempo, resulta muy costoso y no permite a las marcas conocer a sus clientes, ni a validar, y mejorar si fuera necesario, sus productos o servicios.

Utilizando la metodología tradicional los planes y las estrategias de marketing y comunicación no se planifican en base a hechos y datos contrastados y comprobados, sino en base a suposiciones:

  • «Si hacemos una campaña de comunicación para tu empresa contando la historia de ésta manera y a través de éstos canales, conseguiremos más impactos y la imagen y el conocimiento de tu marca mejorará».
  • «Si utilizamos este texto (copy) y esta foto en el banner, tus clientes potenciales conectarán con tu marca y con tu producto/servicio y conseguirás más leads».

Pero, ¿cómo pueden saber las agencias si esas campañas van a funcionar o qué resultados van a obtener? ¿Qué información tienen que avale sus suposiciones? Y, por último, ¿cuánto cuesta hacer esas campañas? Y si no consiguen los resultados esperados, ¿cuánto tiempo y dinero puedo perder?

A diferencia de la metodología tradicional, la metodología lean aplicada al marketing y la comunicación busca tomar decisiones en base a datos, y no en base a creencias o suposiciones sobre lo que puede suceder.

Se trata de obtener información concreta y relevante sobre cómo debe realizarse una determinada campaña para que ésta sea efectiva. ¿Cómo se hace eso? Pues muy sencillo, realizando micro-campañas, ya sean de marketing o comunicación, con las que podamos realizar tests tipo A-B para ver lo que funciona y lo que no. Una vez hecho esto, se utiliza la información obtenida con esas micro-campañas para realizar ajustes y crear campañas a mayor escala con un menor riesgo y un porcentaje de éxito mucho mayor.

 La metodología lean aplicada al marketing y la comunicación permite:

  1. Reducir el gasto y el riesgo: realizar pequeños experimentos (micro-campañas) requiere una menor inversión, lo que supone un menor riesgo para las empresas. 
  2. Aumentar la efectividad de las campañas: al comenzar realizando pequeños experimentos conseguimos información que nos permite ajustar las propuestas para realizar posteriormente campañas a mayor escala con un porcentaje de éxito mucho mayor.

Conectar con los clientes y realizar mejoras en base al feedback recibido: utilizamos la información recibida durante los experimentos para saber qué preocupaciones tienen, qué necesitan, y cómo podemos mejorar para ofrecerles una experiencia mejor.  

La comunicación y el marketing lean son la mejor opción para dar a conocer una marca y sus productos o servicios de la forma más económica y efectiva posible.

3. Cómo aplicar la metodología lean a tu empresa en 7 pasos

En la práctica, la metodología de la “comunicación y el marketing lean” es muy sencilla. Y de eso se trata. De huir de complejidades, de fuegos artificiales, para centrarnos en lo esencial y eliminar todo gasto superfluo, ya sea de tiempo, dinero o esfuerzo.

Para hacerlo más fácil y divertido te propongo seguir los pasos como si se tratara de una receta de cocina:

INGREDIENTES

  • 1 propuesta de valor
  • 1 Objetivo SMART y KPI´s concretos
  • 1 perfil de cliente o público objetivo
  • 1 medio o canal (página web, red social…)
  • 1 hipótesis de partida
  • 1 ángulo para la campaña
  • 1 formato

PREPARACIÓN

Ahora que ya tenemos los ingredientes, vamos a comenzar con la receta:

  1. Describe tu propuesta de valor: ¿Qué atributos tiene tu marca, producto o servicio? ¿Qué les hace únicos y les diferencia de la competencia?
  2. Define un objetivo SMART y sus KPI´s: ¿Cuál es el objetivo general de tu campaña (branding, ventas…)? ¿Cuál es el objetivo SMART de tu campaña «lean»? ¿Cómo vas a medir su éxito? ej. en base al número de visitas conseguidas de forma orgánica (branding), en base al número de leads, descargas, ventas, etc (conversiones), en base al número de comentarios, shares, likes, etc (engagement).
  3. Describe tu audiencia objetivo: ¿Cuál es el perfil de tu cliente ideal? ¿Qué hace, piensa o siente? ¿Qué necesidades tiene? Incluye aquí una breve descripción de tu «buyer persona«.
  4. Elige un canal: ¿Qué medio (red social, diario online, blog, emisora de radio, canal de televisión, evento, etc) vas a utilizar para tu campaña o acción de marketing o comunicación «lean»?
  5. Plantea tu hipótesis de partida: Incluye aquí una breve regla de tres que contenga los elementos que quieres probar con la microcampaña, como los textos, los formatos, el tono de las publicaciones o los anuncios, etc. Ej. Si hago una campaña de comunicación en la red social X, con el tono X, con una frecuencia de X publicaciones a la semana, utilizando el formato X y sobre X tema, conseguiré el objetivo SMART que me he propuesto.
  6. Define el ángulo de la campaña: ¿Cómo quieres contar la historia sobre tu marca, producto o servicio? ¿En qué te vas a enfocar al plantear la campaña? Ej. en la parte práctica de tu producto (todo lo que se puede hacer con él), en el diseño y la estética (diseño como elemento diferenciador), en el proceso de producción (ej. sostenible, de bajo impacto medioambiental)…
  7. Formatos: ¿Cómo vas a transmitir contar tu historia? Con imágenes, vídeos, GIFS, infografías…

Voilá! Ya tienes todo lo que necesitas para llevar a cabo tu primera campaña de comunicación o marketing “lean”. Ahora sólo te queda llevarla a cabo. Elige los ingredientes, lleva a cabo la receta siguiendo esos pasos y lanza tu primera micro-campaña. Después, analiza los resultados. ¿Has conseguido tu objetivo? ¿Si? ¿No? ¿Por qué? Por último, utiliza esa información para optimizar tu campaña, realizar otra micro-campaña si fuera necesario, y seguir aprendiendo y mejorando.

La clave está en escuchar a los clientes y averiguar qué esperan de ti, de tu producto o servicio para poder mejorar y, en definitiva, vender más. Y el camino más corto para conseguirlo es, sin duda, la metodología “lean”.

¿Te ha gustado?

Si te ha interesado el artículo no dejes de leer los próximos posts de mi blog en los que te explicaré muchas más cosas sobre cómo utilizar la metodología «lean» para reducir el gasto, aumentar la efectividad de tus campañas de marketing y comunicación, y optimizar tu negocio.

¡Que se corra la voz!

¿Crees que este artículo puede interesarle a alguien más? Si es así, compártelo y cuéntale lo que sabes sobre el marketing y la comunicación «lean».